Blogia
Las ocurrencias del duendecillo

Tabaco

Un blog que se precie no estará completo sin una alusión al tabaco: el autor ha dejado de fumar, no se siente capaz, los mensajitos de las cajetillas, fumar en los lugares públicos... Varias veces he estado a punto de poner algo así. Llevo sin fumar desde septiembre, lo he dejado otras veces, me siento capaz aunque siempre he vuelto a caer, no me gustan los mensajitos y no me ayudan a dejarlo y creo que deberíamos ser capaces de autorregularnos para no molestar a los demás. ¿Puse todo?

En mayo de 2003 fuimos a pasar una semana a Guajar Fondón, un bonito pueblo cerca de la Alpujarra Granadina. Por aquel entonces yo había vuelto a fumar, lo deje durante el embarazo de mi costilla y los primeros meses por el bebé. El duendecillo que tenía diecisiete meses solo hacía que correr de un lado a otro del pueblo poniendo a prueba sus primeros pasos en las empinadas cuestas del pueblo. Delante de la iglesia había un sauce llorón rodeado por un murete que el usaba para esconderse. Una de las veces, salio del escondite vino hacia mí con la mano extendida y, con cara de satisfacción, me ofreció algo que había encontrado y pensaba que me gustaría mucho. Era una colilla.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres