Blogia
Las ocurrencias del duendecillo

Ardillas

Ardillas Estábamos en el Campo Grande y le llamaron la atención las ardillas. Veo que hay una con bastante hambre que se acerca a todo el que pasa con confianza. Le digo acércate despacito y con la mano abierta y extendida. Se fue acercando casi como una estatua la ardilla se dirige a él, lo mira, le sube por los pantalones, llega al hombro y, al ver que no tiene nada en la mano, se marcha. No movió ni un músculo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres