Blogia
Las ocurrencias del duendecillo

El ciego con ojos de estrellas

Llegamos al planetario del Museo de la Ciencia de Valladolid para ver “El ciego con ojos de estrellas”, el duendecillo nervioso, como siempre, me hizo subir y bajar varias veces las escaleras mecánicas y acercarme varias veces al péndulo que hay en el recibidor (que además no estaba funcionando bien).

Entramos en el planetario, una sala pequeñita con una pantalla de cine en forma de cúpula. El duendecillo se empieza a tranquilizar, suena una música que estoy seguro de haber oído de pequeño en la tele para ambientar algún paseo galáctico en un programa infantil. Es una música con suaves sonidos “tecnológicos” y una voz con eco que divaga.

Cuando se hace total la oscuridad el duendecillo dice que se quiere ir, pero cuando inmediatamente empieza el espectáculo no vuelve a moverse ni abrir la boca. Dos personajes una historia muy simple y... mucho cielo y muchas estrellas. El duendecillo sale transformado, me pide la mano y camina despacito mientras le da vueltas y de vez en cuando me hace alguna pregunta difícil de contestar.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

peces de chocolate -

Y esta noche habrá soñado con estrellas.
Un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres