Blogia

Las ocurrencias del duendecillo

Todo sobre los dinosaurios

La vida bloguera del duendecillo continua. Pero ahora en su propio blog.

Todo sobre los dinosaurios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Poesia de colores

Esta mañana desayunando me equivoqué y fui a poner el tapón de un yogurt bebible a la botella de agua, el duendecillo para avisarme me dijo que no lo pusiese ahí que no rimaba. Luego me explicó que el azul de la argollita de plástico de la arandela de la botella era diferente.

Otra de coches

Dice el duendecillo que "tiene por dentro una carretera para los besos" y me indica el recorrido que va desde su estomago a la boca.

Ñic-ñic

Hace ya tiempo empezó a chirriar nuestra cama, cambiamos de colchón, y aquello seguía igual. No seguía igual, la cosa iba cada vez a más, el más leve movimiento producía el temido ñic-ñic imposibilitando conciliar el sueño (de otros temas no hablaré). Mi última investigación localizó el problema en un travesaño mal soldado. Buscando una noche de sosiego comprobé con una caja bastante rígida que calzando la cama en ese lugar desaparecían los chirridos, pero al segundo día la caja ya no servía. Buscando por la casa me quedé mirando una estantería de libr... no ¡como iba a usar libros para calzar la cama!. Ahora el lecho conyugal es sustentado por las siguientes obras:


Marketing internacional
Estrategia y gestión de comercio exterior
Gourmetour 2005 BBVA
Tomos I y II de un diccionario de economía
La sociedad de suma cero
Ensayos sobre intervención y liberalismo
IVA 2000 manual práctico
Si, cariño, ahora voy


Es la combinación justa

Colegio - Escuela

Después de la mala experiencia en el colegio el año pasado, aprovechando que cambiamos de casa, hemos cambiado al duendecillo también de cole. Como temíamos que llegara mal predispuesto, mi costilla se saco un ingenioso truco de la manga, aprovechando que es en un pueblo, le ha dicho que no va a ir a un colegio sino a una escuela y que no va a tener profesora sino maestra.

Felicidad

Su mama -¡Que montón has comido!¡mira como tienes la barriga!
El duendecillo -Es el globo de la felicidad-

Oye

Los primeros días de escuela el duendecillo tiene que aprenderse un montón de nombres nuevos, mientras tanto tiene la solución, nos cuenta su maestra que en el patio para llamar la atención de otra profesora que todavía no tenía catalogada le dijo -Oye... profesora del pantalón rojo-

Camarero

El camarero... ¿Hace cosas de camas?.

Nuevo curso

Hoy comienza el nuevo curso, del anterior no cave más que dar un balance negativo. El duendecillo nunca llegó a adaptarse y la profesora solo nos llamaba para decirnos la cantidad de problemas que le daba. Le cogió manía a todo lo que tuviese que ver con las fichas que tenía que hacer. Y luego en casa nunca quería dibujar ni hacer actividades un poco ordenadas. Tampoco adquirió ningún conocimiento nuevo si exceptuamos, arañar, escupir, insultar y otras delicias varias.


Al duendecillo le cuesta muchísimo obedecer, yo creo que tiene el ego subido, y nosotros pensábamos que igual que otros aprenderían los números o las letras el aprendería a convivir con los demás niños. Pero fue todo lo contrario en una clase con 24 niños y una profesora muchos días ausente y cuya mayor preocupación por el era la guerra que le daba el duendecillo se nos convirtió en un rebelde. El último día nos enteramos de que se había pasado la parte final del curso apartado, tenían cinco grupos separados y nombrados por colores y el no pertenecía a ninguno, lo cual nos pareció fatal. Además alguna vez nos había insinuado la posibilidad de hacer eso y le habíamos dicho claramente que si creía que hacía falta llegar a ese punto preferíamos sacarlo del colegio. El que lo hiciera, y a escondidas, disipó las pocas dudas que teníamos sobre las prioridades de esa profesora.


La buena noticia es que el mal ambiente del año pasado a influido menos que su recuerdo de estar con otros niños y este año regresa a la escuela ilusionado. Nosotros, optimistas, esperamos que reciba una mejor respuesta a sus ilusiones.

Tricornio

El duendecillo acompaña a su mamá a un cuartel de la guardia civil para acercar un documento que nos encargaron. Se asoma a la garita del guardia y hace sonrojar a mi costilla -¡Que sombrero más raro!- El guardia para ilustrar a nuestro vástago contestó -Si, y tiene más de 150 años de historia- Y el duendecillo que no salía de su asombro -¡además es muy viejo!-

Herbie a tope

Primer día de cine con el duendecillo, llevábamos tiempo proponiéndoselo, pero se aferraba a lo seguro y decía que prefería ir a los columpios. Aprovechando que la película iba de coches lo llevamos, imposible que se resista a algo que tenga ruedas. Acertamos porque la temática hizo que la viese encantado de principio a fin (teníamos miedo por el volumen tan alto que se pone en los cines). Agotadora la sesión de porqués de principio a fin de la película.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La hojarasca - Gabriel García Márquez

Le tenía ganas a este libro, lo compre durante la feria del libro viejo y de ocasión y, aunque los calores del verano parece que me quitan el apetito de lecturas, encontré el hueco para leerlo durante las plomizas horas de la siesta en estas vacaciones.


En su autobiografía Vivir para contarla el autor nos cuenta el proceso de creación de esta obra y la pone como punto clave en su formación como novelista, aquí encontró el camino de Macondo y sienta las bases para sus futuras novelas. Todavía no aparecen todos los elementos y recursos que usará para escribir sus creaciones más famosas, hay más realismo y menos magia. Lo que más me ha llamado la atención es el manejó del tiempo durante la narración llenando totalmente este con las sensaciones de los tres personajes, en esto si que se parece a otras novelas cortas suyas como Crónica de una muerte anunciada. La repetición de frases, los distintos puntos de vista, las continuas referencias temporales, crean la atmósfera cargada, la sensación agobiante de tener a todo un pueblo pendiente de tres personajes.


La sofocante hora de la siesta en verano si puede ser una buena hora para leer, metido en ambiente, esta novela.

Perdiz

Vamos en el coche y tenemos que frenar porque un bando de perdices se cruza huyendo hacia los rastrojos. -¡Mira esos pájaros son perdices!- le decimos -¿Y se pierden?- nos pregunta.

¿Dónde?

Me preguntó el duendecillo que dónde se esconden las cosas del cielo cuando se hace de día. Yo le conté una historia del sol y la sombra, que la tierra es redonda y todo eso que nos cuentan. Si alguien sabe donde se meten de verdad, que me lo diga.

Columpio




Hay cosas fáciles de explicar y otras no tanto.
El duendecillo, hasta ahora, no era capaz de darse en el columpio. Como casi todo lo que no consigue en los primeros intentos, no le hacía mucho caso. Volvía periódicamente a probar suerte y entonces intentábamos ayudarle, pero habéis intentado explicar con palabras como se monta en columpio. La mejor aproximación la conseguía mi costilla indicándole que estirase las piernas cuando iba hacia delante y las encogiese al volver, pero claro no es solo eso y aquello no funcionaba le dábamos un poco nosotros y a otra cosa. Esta semana lo ha conseguido, como era de prever, observando como lo hacía otro niño. Se paso un buen rato gozando de su nueva habilidad.


Bueno ahora a explicarle como silbar, chascar los dedos, saltar a la pata coja y otras habilidades tan importantes para su futuro.

Bares

En el pueblo uno de los momentos más esperados por el duendecillo es la hora del vermú, le ha cogido afición a los pinchos (calamares y morros rebozados) que, solo los días festivos ponen en el bar del pueblo. Cuando vamos a cualquier bar pregunta si tienen morros, calamares y mosto y si el camarero es Germán.

Esta el bar entre sus sitios favoritos hasta el punto que de mayor dice que va a tener uno. Pero como tenia que haber algún pero el suyo, dice, tendrá bidet en los servicios.

Aportación del duendecillo al debate sobre la familia

Faltan dos días para que sus padres se casen y lo que más ilusión le hace del asunto es que va a venir su abuela y su tía vuelve del campamento pero, desde hace tiempo, nos saca los colores porque de repente en medio de la calle se puede poner a indicar y a decir en a voz en grito -¡MIRA OTRA FAMILIA!-

Regalos

¿Por qué algunos regalan ropa en lugar de cosas de regalar?

Cuento

Cada noche antes de ir a la cama le leemos un cuento al duendecillo, luego suele seguir cierta batalla hasta conseguir que se quede dormido. Anoche se quedo a la primera y con los ojos cerrados deseando que le llegase el sueño. El merito es de Pegaojos que hace muy bien su trabajo.

Julieta Venegas

Cambio en la lista de exitos del duendecillo, despues de mucho tiempo en cabeza, Tonino Carotone es sustituido por Julieta Venegas. La canción, Lento. Le pregunté, por saber hasta que punto coge el sentido de las canciones, -¿tu le darías a alguien todo lo que tienes, como la de la canción?- y me contesto pensando un poco -a Andrea-

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres